Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Mi primer cubalibre; por Guillermo Jiménez

Coincido con Dimitri Verhulst , escritor alcohólico y cocainómano —quien, mientras bebe todo lo que entalla, teme seguir los pasos de su padre, borracho terminal fallecido joven—, cuando en su libro Nuestro corresponsal en el vacío cuenta que leer literatura de borrachos le da sed . A mí ya no, pero cuando leí de joven las novelas y cuentos de Charles Bukowski, en fin, pues eso, que me pasaba lo mismo: la Movida emeritense de la calle John Lennon , el Maykel´s, el Menfas, el Picú, el Borsalino, el Ropero, el Juan, el Pablo, el Miguel, la Muralla, la Risa del Cartero, el Mirador, el Travel... ya tú sabes, me daba sed. Pero yo he venido aquí a hablar de la primera vez que me bebí un cubata, un Larios con cola concretamente . Estudiaba octavo de EGB, fuimos a casa de DL, que nos daba Gimnasia (antes no se decía Educación Física o Ciencias del Deporte), Matemáticas y Ciencias Naturales y era el entrenador del equipo de fútbol del colegio. Por las tardes me libraba de ir a clases po

Entradas más recientes

U2, los (¿últimos?) latidos del rock

Siminiani, Zuazo: amor y arquitectura

Elena López Riera, Luna Pamiés y el agua

Unas (500) palabras sobre el GRAPO

Miguel Ríos

Los refugiados españoles en el sur de Francia (y José Antonio Vidal Castaño)

Truman a Marilyn: diría que eres una hermosa niña

Los textos incluidos en este blog son propiedad exclusiva de sus autores. Se permite su uso y reproducción, siempre y cuando se respete su integridad, se cite la fuente y su utilización no busque fines comerciales ni implique la obtención de ingresos económicos de cualquier tipo.